Scania se ha visto forzada a paralizar temporalmente las ventas y las entregas de su gama de motores V8 para camiones debido a la prolongada huelga de su proveedor de componentes.

Dicha huelga, que ha dado comienzo el pasado 14 de junio en las instalaciones de uno de sus proveedores cruciales de componentes fundidos para motores, impide que el fabricante pueda cumplir con las entregas de más de 2.000 camiones con motor V8. También y por el mismo motivo se han visto afectadas las nuevas ventas de motores V8 industriales y marinos.

De hecho, en estos momentos el fabricante se ve incapaz de ofrecer camiones con motor V8, un referente en la industria y parte de su ADN. Desde que introdujo su primer motor V8 hace ya casi 50 años, esta gama de motores ha sido la favorita de los clientes que demandan máxima calidad y potencia.

Ahora el departamento de ventas está centrada en ofrecer alternativas a los motores de 13 litros u otras soluciones para asegurar que los clientes afectados puedan, a su vez, cumplir con los compromisos adquiridos con sus clientes. En estos momentos, la compañía trata de asegurarse de que se está haciendo todo lo posible para seguir manteniendo la confianza de sus clientes.

A lo largo de este año Scania ha sufrido varias interrupciones en las entregas de este mismo proveedor, con el que lleva trabajando 20 años. En estos momentos está haciendo lo imposible para asegurar y optimizar su cadena de suministro para evitar inconvenientes adicionales a sus clientes.