transporte por carretera en Valencia

El sector del transporte valenciano no descarta movilizaciones antes de que acabe el año.

Las últimos datos estadísticos oficiales, que reflejan un deterioro de la rentabilidad empresarial, las subidas en los impuestos del gasóleo y el creciente número de desvíos de camiones a autopistas de peaje están calentando la situación en el transporte valenciano.

La situación está alcanzando tal nivel de gravedad, que hasta la Federación Valenciana de Empresarios del Transporte no descarta posibles movilizaciones en el sector del transporte por carretera antes de que acabe el año, según pudo comprobarse en la última junta celebrada por la institución.

Además, a este panorama se suma la presión de los cargadores para modificar los pesos y dimensiones de los vehículos de transporte, así como la «sensación de impunidad sobre determinadas prácticas anómalas en el sector « , como, por ejemplo, la existencia de falsos autónomos, empresas deslocalizadas irregularmente o cooperativas que funcionan de forma fraudulenta, y que, a juicio de la organización, «son un claro desencadenante de competencia desleal».

Esta suma de factores ha sumido, según Fvet, al sector en una incertidumbre ante lo que pueda pasar en los próximos meses, por lo que la organización empresarial «reclama diálogo y negociación para no perjudicar todavía más a un sector estratégico en la generación de riqueza y empleo que cumple un papel indispensable para el funcionamiento del comercio, la industria y el turismo».