El Índice de Confianza Empresarial Armonizado (ICEA) del Instituto Nacional de Estadística presenta un descenso de un 3,3% de cara al primer trimestre de 2019 con respecto al último cuarto del año pasado, en el segmento del transporte y la hostelería.

Así las cosas, estos dos sectores se colocan, al igual que al final de 2018 como los que menos confianza tienen sobre el presente y la evolución a corto plazo de sus negocios de todos los segmentos de actividad económica analizados por el INE, para el arranque de 2019.

Con mayor detalle, solo un 14,4% de los gestores de empresas de transporte considera que la marcha de su negocio será favorable en el primer trimestre del presente ejercicio, mientras que un 24,3% opina que será desfavorable y el 61,3% restante considera que el trimestre tendrá un comportamiento acorde a sus perspectivas.

Por tanto, el saldo entre opiniones optimistas y pesimistas se coloca en un índice negativo de un 9,9%, frente al 2,7% tambien negativo de todos los sectores de actividad.

Un mediocre final de 2018

Con respecto a la evolución del último trimestre de 2018, un 19,8% de los empresarios del sector transporte estima que se ha comportado de manera favorable. En sentido contrario, un 19,1% es pesimista sobre el comportamiento del cuarto trimestre de 2018.

Una amplia mayoría de los empresarios de transporte encuestados por el INE, el 61,1% cree que el cuarto trimestre del año pasado se ha comportado de acuerdo a las expectativas que se tenían puestas en él.

Así pues, el saldo de opinión con respecto al trimestre finalizado se coloca en un saldo positivo de 0,7 puntos, 3,7 puntos porcentuales por debajo de la media la totalidad de sectores económicos analizados por el INE, que para el período registra un balance positivo de un 4,4%.

Este retroceso de la confianza empresarial en el ámbito del transporte de cara al inicio de 2019, coincidente con el ya registrado a finales de 2018, insiste en la percepción que tienen los empresarios del sector sobre un marco que no favorece el desarrollo de la actividad, en un marco de competencia feroz y de debilidad en la negociación de sus condiciones contractuales.