Navarra estudia prohibir la circulación de camiones durante los fines de semana en la N-121A y estrecha el cerco sobre un sector que se siente perseguido desde hace largo tiempo.

En esta línea, CETM defiende que «se trata de otra acción más de la que parece ser la estrategia del Gobierno navarro: criminalizar al sector del transporte de mercancías por carretera», como parte de lo que califica de «campaña de acoso y derribo».

La iniciativa obligaría a los conductores a circular por la AP-15 y realizar kilómetros extra, lo que, según la Confederación, supondría un «importante incremento de los costes y una pérdida innecesaria de tiempo».

Ante esta situación, CETM pide que, «de una vez por todas, acabe esta persecución al sector, puesto que la aprobación de los peajes o la prohibición de los vehículos pesados no solo perjudicará a nuestras empresas, sino que repercutirá en el conjunto de la economía y sociedad navarra».

Al tiempo, la patronal «exige que se busquen otras soluciones que no pasen por discriminar al transporte y aboga por el diálogo con las organizaciones del sector para evitar que una medida tan injusta», al tiempo que avisa de que podría conducir a «movilizaciones de protesta».