Los megacamiones esperan el reglamento que regule su uso en España

La circulación de los megacamiones se ha aprobado «de forma precipitada y sin la prudencia necesaria», según los transportistas.

En el seno del Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC) preocupa el modo en que se han puesto en circulación en España los vehículos euromodulares de 25,25 m y 60 tn, ya que las administraciones han hecho «caso omiso» de sus solicitudes y advertencias, según señalan los transportistas.

Desde el CNTC recuerdan que se mostraron favorables a la introducción de los megacamiones en la red viaria española, pero siempre en el contexto «de unos requisitos estrictos».

Así, aconsejaron que esta medida se restringiese «a una mera prueba piloto en itinerarios concretos», limitándola a un pequeño número de vehículos perfectamente identificados y en un número concreto de viajes. Todo ello, además, debía estar rodeado de las máximas garantías de seguridad, que permitiese evaluar el funcionamiento real de tales vehículos.

De un modo particular, los transportistas hicieron especial hincapié en los requisitos de seguridad de los vehículos, incluyendo la carga por eje, los radios de giro, su velocidad y las condiciones del conductor, entre otras cuestiones.

«Desprecio» al sector

«Pues bien, en la realidad, se ha despreciado la opinión de este Comité en su totalidad», sentencian desde el CNTC antes de indicar que, además, se ha empleado una técnica normativa deficiente, vulnerando de manera manifiesta la jerarquía normativa e introduciendo gran inseguridad en el empleo de estos megacamiones.

De este modo, «generan muchos interrogantes» cuestiones como el informe técnico preceptivo o el régimen aplicable en Cataluña y País Vasco, «que se desconoce», aseguran los transportistas.

Por todo ello, desde el Comité han querido manifestar su preocupación por el modo en que se han puesto en circulación estos conjuntos de vehículos, «de modo precipitado y sin la prudencia que hubiere sido necesaria».

Por otro lado, los transportistas consideran que «no puede servir de excusa» la introducción de los megacamiones en otros países como Holanda, ya ni su orografía es idéntica ni se ha aplicado el mismo procedimiento que en España, donde se ha pasado del conjunto euro modular al hispano modular, «con las complicaciones que ello puede suponer».