Tras 15 meses de parón, los cruceros han vuelto al puerto de Cartagena. El primero en llegar, el día 19 de junio, ha sido el Mein Schiff 2 de la naviera alemana Tui, procedente de Palma de Mallorca, para partir desde el puerto murciano rumbo a Cádiz y Málaga.

Se trata del primer crucero con pasajeros internacionales y escalas sólo en puertos españoles que recala en la instalación desde el confinamiento y las restricciones a la movilidad provocadas por el Covid-19.

La situación sanitaria ha obligado a controlar los desplazamientos e interacciones de los 900 pasajeros que han visitado el puerto y que se han trasladado en 26 autobuses para visitar la ciudad, organizados en grupos burbuja.

El objetivo es reducir al máximo la interacción con la población local y mantener definidos los grupos sociales para minimizar el riesgo de contagio. Con estos primeros pasajeros, se ha mantenido un estricto protocolo de seguridad, limitando su movimiento a las excursiones e itinerarios diseñados por la compañía.

No obstante, las limitaciones se irán relajando a medida que aumenten las tasas de vacunación y mejore la situación epidemiológica. Además, en la actualidad se debe garantizar una reducción de entre un 60% y un 70% de la capacidad de los cruceros.

Por su parte, los viajeros deben aportar una PCR negativa, mientras que la tripulación deberá contar con hasta tres pruebas serológicas negativa, además de realizar un periodo de aislamiento.

La Autoridad Portuaria ya tiene confirmada la llegada de 10 cruceros con itinerarios nacionales hasta octubre, pues el Mein Schiff 2 volverá el 3 de julio, y a partir del 14, llegarán ocho buques con capacidad para 4.000 pasajeros de la naviera Aida.

A esto se añaden las peticiones recibidas para el atraque de 30 cruceros internacionales, que comenzarán en septiembre. Las previsiones apuntan a superar el medio centenar de cruceros en 2021.