La Inspección de Transporte del Ministerio de Fomento ha venido llevando a cabo diferentes actuaciones en las últimas semanas destinadas a vigilar si las cooperativas de trabajo titulares de autorizaciones han adaptado su régimen fiscal de tributación y sus socios han dejado de tributar en el régimen de módulos, según Fenacotrans.

Mientras, por otra parte, la Inspección de Trabajo iniciará en septiembre una campaña de inspección contra cooperativas de transporte que utilizan falsos autónomos a los que se obliga a alquilar el vehículo de transporte propiedad del flotista u operador logístico que las controla.

Fenacotrans calcula que menos de un 10% las cooperativas que operan de forma fraudulenta, «desprestigiando el buen hacer del resto de cooperativas que operan en el sector, así como de su carácter social», como refiere en un comunicado emitido la semana pasada.

De igual modo, la federación de cooperativas de transporte destaca que este modelo empresarial tiene poca presencia en el sector, ya que las cooperativas de transporte sólo suponen el 0,9% de las empresas de transporte pesado en España y el 0,6% del transporte ligero, al tiempo que lamenta que «la utilización indebida de las cooperativas sirva de excusa a determinados intereses ajenos al sector del cooperativismo para desprestigiar dicha figura empresarial».

Según Fenacotrans, las cooperativas «contribuyen a la creación de empleo estable» y valoran a sí mismo su aportación a las arcas públicas, «tanto tributarias como sociales» ya que, a diferencia de otros modelos empresariales, «no llevan a cabo procesos de deslocalización a terceros países, al estar enraizadas en nuestro territorio».