Seat ha dado un nuevo paso adelante en la automatización de los procesos logísticos internos de su planta de la localidad barcelonesa de Martorell con la incorporación de ocho nuevos tractores de arrastre autónomos, con los que gana eficiencia y seguridad.

Estos robots pueden trasladar más de 2.000 piezas al día por el exterior de los talleres de la marca, a razón de diez toneladas por viaje, se comunican con su entorno, son capaces de regular el tráfico, consiguen reducir 1,5 toneladas de CO2 al año y mejoran la eficiencia en el suministro.

Estos AGVs están programados para leer su entorno y memorizarlo. Al tiempo, son capaces de comunicarse con su entorno mediante la tecnología 4G.

De igual manera, la seguridad en su uso está reforzada gracias al uso de unos sensores situados en la parte superior y a ras del suelo que hacen que se pare en seco si detecta cualquier objeto en su camino, ya que se mueven a una velocidad de 1m/s.

Desde el punto de vista de la operativa, este sistema permite un suministro más eficiente desde el punto de vista mediombiental, ya que son eléctricos y se cargan por inducción, sin necesidad de cables en un tiempo de 15 minutos, con lo que pueden aprovechar cualquier parada para abastecerlos de piezas.