La crisis sanitaria marca un nuevo paso en la evolución de las cadenas de suministro del retail que ahora deben adaptarse a los cambios que se han producido en los hábitos de consumo, así como a la aceleración que ha experimentado el proceso de transformación digital.

Además, el panorama del sector retail va a estar determinado por la incertidumbre que abre una segunda oleada de contagios que vaticinan los expertos y que conduce indefectiblemente hacia una crisis económica de gran calado.

En este entorno complejo, el sector del retail debe realizar planes de contingencia y evolucionar su transformación tecnológica para mantener los márgenes operativos, a juicio de la empresa tecnológica Vector ITC.

Así pues, las empresas del sector se ven abocadas a ganar eficiencia en los procesos de compra, tanto on-line como off-line, con el objetivo de estar preparados para responder a los cambios y necesidades a medida que vaya evolucionando la pandemia.

De igual modo, el mayor uso de lo digital requerirá que el sector aumente su inversión en las capacidades de omnicanalidad.

Consecuentemente, en el incierto panorama actual se abren paso seis tendencias para adaptar la cadena de suministro del retail a un tiempo nuevo.

La primera de ellas se centra en la hiperautomatización para optimizar los procesos, agilizar las tareas sofisticadas, coordinado procesos y asignar recursos eficientemente para que el personal se centre en tareas de mayor valor añadido.

En este sentido, la hiperautomatización se centra en varios puntos de la cadena de suministro, como son gestión de inventarios, confirmación de envíos, utilización de robots o asistentes digitales.

En segundo lugar, este momento marca el impulso de la combinación de tecnologías como la inteligencia artificial y el ‘machine learning’, que, de manera combinada, permiten la toma de decisiones inteligentes en situaciones disruptivas o de cambio, incorporando la última información disponible para la realización de las propuestas.

Otra tendencia en auge es la transparencia y trazabilidad enfocadas en automatizar procesos y predecir cambios en los comportamientos de los consumidores.

En cuarto lugar, también vive un gran impulso la hiperconexión de la información, que supone una mejora en la logística inteligente e integrada, rompiendo los tradicionales silos funcionales.

Por otra parte, las cadenas de suministro se enfocan cada vez más hacia la experiencia de usuario y omnicanalidad, elementos clave en la experiencia de usuario por la interacción que este desarrolla con los productos y servicios.

Por último, en sexto lugar, se incrementa el uso de las nuevas tecnologías para agilizar las operaciones y los procesos, especialmente del ‘big data’, el internet de las cosas, el econocimiento de voz o la radiofrecuencia.

Como señala Vector ITC, esta crisis ha actuado como acelerador de los procesos y tendencias que se esperaban alcanzar en los próximos años.