Todas las crisis suelen ser momentos para replantear lo que hasta hace poco tiempo parecía un dogma infalible y que con el cambio de situación queda en tinta que se deshace en un papel mojado.

Por lo que respecta a la gestión logística, los expertos estiman que la actual crisis sanitaria servirá, más que para introducir grandes cambios de calado, para impulsar tendencias que hasta hace unos meses parecían incipientes, e incluso residuales.

Entre ellas se encontraría la digitalización o la reordenación de las cadenas logísticas internacionales, merced a un nuevo impulso de dispersión de los puntos de producción.

De igual modo, a juicio de profesionales del sector, la grave situación que vive la industria automovilística también ha dejado tocado a su modelo logístico, el flujo tenso o ‘just in time’, que hasta ahora había servido a la perfección para garantizar suministros y recortar costes en un mercado global.

Quitar tensión a la cadena logística

Sin embargo, las características de este nuevo tiempo que se ha abierto desde marzo con la pandemia parecen más proclives a quitar tensión a la cadena logística, lo que a su vez podría traducirse en aumentos en los balances de existencias, a la vista de la incertidumbre que introduce en el suministro de mercancías la posibilidad de que puede producirse un rebrote de la enfermedad en cualquier momento y prácticamente en cualquier zona del mundo.

Por otro lado, los volúmenes crecientes del comercio electrónico presionan en sentido contrario, ya que colocar stocks en áreas densamente pobladas es caro, por lo que parece evidente que en el segmento de última milla y distribución urbana se mantedrá la alta rotación de mercancías, al menos hasta que se hayan desarrollado plenamente alguno de los conceptos de hub urbano con los que se lleva experimentando desde hace al menos tres años.

En consecuencia, el flujo tenso se seguirá aplicando en algunos segmentos de actividad, mientras que en otros se sustituirá por nuevos modelos logísticos destinados a garantizar que hay existencias.