En su objetivo de convertirse en una empresa de emisiones netas cero para 2050 o incluso antes, Shell tiene previsto lanzar en mercados clave de Europa sus nuevos lubricantes Carbon Neutral, con cero emisiones netas de CO2, disponibles para turismos, motores diésel pesados y equipos y máquinas industriales.

Estos lubricantes permitirán compensar las emisiones generadas durante el ciclo de vida de más de 200 millones de litros de lubricantes sintéticos premium, incluyendo las materias primas, los envases, la producción, la distribución, el uso por el cliente y su reciclado. Esto equivale a sacar de la circulación 340.000 automóviles, por lo que se compensarían 700.000 toneladas de CO2e al año.

En el caso de Europa, permitirán compensar las emisiones de más de 60 millones de litros de lubricantes sintéticos avanzados, lo cual equivale a sacar de la circulación 130.000 automóviles y compensar 280.000 toneladas de CO2e al año.

La marca lanzará este producto de momento en Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, España, Polonia, Países Bajos, Bélgica, Luxemburgo y Turquía, aunque a través de sus distribuidores estará disponible en todos los países en los que opera.

Allí, compensará las emisiones de los lubricantes sintéticos Helix para turismos, Rimula, para motores pesados, y una amplia gama de lubricantes industriales, como Shell Omala, para el sector eólico, los productos Naturelle con etiqueta ecológica o los Gadus, también para el sector eólico.

Por otro lado, está trabajando en la eliminación o reducción de sus emisiones mediante un mayor uso de energías renovables en la fabricación de los lubricantes, reduciendo los residuos y aumentando la eficiencia energética de sus operaciones.