Convertir a la comunidad autónoma de Aragón en el mayor hub logístico y ferroviario del sur de Europa gracias a la puesta en marcha de hasta siete grandes proyectos de logística y transporte con un valor de 2.100 millones de euros. Este ha sido el eje central del encuentro público-privado que ha tenido lugar en la Sala de la Corona del Edificio Pignatelli de Zaragoza.

Una reunión enmarcada dentro de un evento que ha tenido como objetivo tratar la recuperación y transformación de Aragón en el periodo 2021 a 2026.

En el ámbito de la logística, las carreteras y el transporte, las siete principales propuestas suman 2.100 millones de euros, de los cuales 1.670 millones de euros proceden del ámbito privado y 420 millones del sector público. A los que cabe la pena sumar, otros siete proyectos presentados con una cuantía inferior a los 10 millones de euros cada uno.

Las propuestas recibidas se han distribuido en tres ámbitos. En el primer ámbito, el logístico, se han agrupado los proyectos relacionados con la intermodalidad, los hubs ferroviarios y corredores estratégicos, centros experimentales, fomento del servicio público y mejora de vías.

El segundo de los grandes sectores es el de las energías limpias. En él se han agrupado los parques de energías renovables, la renovación de edificios y las estaciones de recarga para vehículos eléctricos.

El tercer espacio para estos proyectos está relacionado con la transformación digital y en él se agrupan los proyectos de inversión industrial tecnológica, las decisiones inteligentes basadas en datos y todas aquellas iniciativas que representar un mayor valor añadido.

La logística, esencial para la economía aragonesa

La logística y el transporte son dos sectores fundamentales para Aragón, cuyo desarrollo puede marcar en las próximas décadas el futuro de la Comunidad Autónoma. En este sentido, la logística representa más del 5% del PIB, según el Estudio económico del sector de la logística en Aragón por lo que los proyectos centrados en la mejora del transporte son fundamentales para garantizar el futuro logístico de Aragón.

Junto a ello, la eficiencia en el transporte, la intermodalidad, la apuesta por el ferrocarril, la mejora en los sistemas de seguridad en carreteras y la implantación de tecnología en el control y gestión del transporte constituyen una pieza fundamental avanzar hacia la descarbonización y la seguridad vial.