La sostenibilidad y la eficiencia son dos valores cruciales en múltiples aspectos de la logística.

Dentro del ámbito de la manuteción y la intralogística, esta apuesta por un menor impacto ambiental y un mayor rendimiento se traduce en un incremento del uso de baterías de litio.

Estas unidades cuentan con mayor capacidad de almacenamiento de energía y una vida útil más larga. Al alimentarse con cargadores de alta frecuencia son entre un 12% y un 20% más eficientes, así como hasta cinco veces más rápidos que los empleados en las tradicionales baterías de plomo.

Además, este tipo de baterías no requiere de sustitución en cada descarga de batería, mantenimiento ni rellenado de agua, lo que puede suponer de media otro ahorro económico de entre 300 y 7.000 euros anuales, en función del consumo del equipo de manutención.

De igual modo, el retorno de la inversión de los equipos puede completarse en menos de dos años.

Por otra parte, los fondos europeos de recuperación de la crisis sanitaria pueden representar una importante oportunidad para que el sector apueste por renovar su flota de maquinaria y baterías, toda vez que una gran parte de su montante final estará destinado a proyectos de transición ecológica, digital y de reindustrialización.