Stellantis ha comunicado oficialmente a ID Logistics la cancelación del contrato de servicios logísticos que presta el operador en la planta de la localidad zaragozana de Figueruelas, con efectos desde los primeros días de este mismo mes de octubre.

Según confirma el comité de empresa, el grupo automovilístico estima que el operador «por motivos financieros y operacionales no será capaz de cumplir sus obligaciones contractuales poniendo en riesgo la continuidad de la producción de vehículos en la planta zaragozana».

De este modo, queda en el aire el futuro de unos 200 trabajadores que prestan sus servicios en la instalación aragonesa.

La crisis sanitaria ha tenido un impacto brutal en la producción de automóviles a escala global, que ha sufrido parones y cierres de diferentes plantas, dadas las alteraciones que sufren la oferta y la demanda desde hace algo más de año y medio.

Además, la situación se ha visto agravada por la escasez de suministros que se está produciendo también desde hace ya varios meses en la llegada de componentes electrónicos, así como de otras piezas y materias primas imprescindibles para la producción de automóviles, cuyo fin no parece cercano y que podría prolongarse durante el año que viene.

Este panorama se traslada a los proveedores de servicios logísticos y de transporte de las marcas, que se han visto directamente afectados por los cierres de factorías, así como las medidas de reducción de la producción establecidas en muchas de ellas, con fuertes alteraciones en los flujos de abastecimiento y salida de vehículos terminados.

De hecho, la propia planta zaragozana del conglomerado automovilístico está parada el 11 de octubre y solo tiene activa la línea de producción del Opel Corsa.