Ante el creciente movimiento de piezas de automoción desde Marruecos hacia el puerto de Vigo, Suardíaz está preparando una segunda escala semanal que le permitirá atender la demanda.

La inauguración de la nueva planta de PSA en el país marroquí en abril, seguida por el lanzamiento en mayo de un nuevo modelo que se fabricará en sus instalaciones viguesas, supondrá un nuevo pico en la producción de la multinacional, según recoge el diario Faro de Vigo.

Las compras de piezas y equipos a Marruecos han alcanzado en 2018 los 700 millones de euros y se prevé que en 2020, lleguen a los 1.000, coincidiendo con la consolidación de la conexión marítima entre Vigo y Tánger.

La dependencia del grupo de los proveedores instalados en el país africano es ahora mucho mayor, dado que ha empezado a montar en algunos modelos motores fabricados en la planta marroquí, que llegan también en los buques de Suardíaz.

Además, el nuevo vehículo que se fabricará en las instalaciones de Vigo cuenta con la misma plataforma industrial que el que ha empezado a fabricar en las instalaciones de Kenitra, la CMP.