tcs-trans

TCS se instalará en la localidad cántabra de San Felices de Buelna.

Pese a que las aguas quieren volver a su cauce, las tensiones políticas vividas en Cataluña en los últimos meses siguen teniendo efectos sobre la economía de la región y del país.

Aunque parecía haberse parado el goteo de empresas que abandonaban la comunidad autónoma, esta misma semana se ha sabido que la barcelonesa TCS Trans trasladará su domicilio social en los próximos meses a la localidad cántabra de San Felices de Buelna.

TCS Trans empezó a operar en el segmento de transporte de líquidos por carretera en 1958, con la denominación de Transportes Castellet San Miguel. Posteriormente, en 1976, como consecuencia de la primera crisis del petróleo, la compañía comenzó a operar servicios de transporte intermodal y se convirtió en una de las pioneras en el uso el ferrocarril como medio alternativo de transporte en nuestro país.

La empresa, que cuenta con una flota de 36 vehículos dedicados preferentemente al transporte de graneles en cisterna, tiene delegación en Cantabria desde 1961, con una base localizada en en el polígono industrial de Barros, en el municipio de Los Corrales de Buelna.

El cambio de domicilio implicará que TCS Trans renovará todas sus tarjetas de transporte con el nuevo domicilio, con el fin de evitar que, en el caso cada vez más improbable de que se produzca una secesión en Cataluña, las autorizaciones pierdan su vigencia al salir el nuevo país del ámbito de la Unión Europea.