Termina la extensión temporal de las normas de cabotaje en el Reino Unido

Al finalizar abril, termina la extensión temporal de las normas de cabotaje en el Reino Unido con la que se permiían operaciones ilimitadas para aliviar las tensiones en el suministro al país.

Martes, 03/05/2022 por CdS

El cambio en las reglas del cabotaje se inició en octubre del año pasado.

Con el inicio del mes de mayo ha decaido la extensión en las normas de cabotaje que venía aplicando el Reino Unido desde el 28 de octubre del año pasado y que ha estado en vigor hasta el 30 de abril.

En consecuencia, desde este 1 de mayo vuelven a estar en vigor las normas sobre cabotaje que se negociaron como parte del ‘Brexit’, como recuerda Guitrans en su página web.

Las autoridades británicas han venido permitiendo movimientos de cabotaje ilimitados de vehículos pesados de mercancías hasta 14 días después de llegar en un viaje internacional cargado al Reino Unido.

Como consecuencia, se podían realizar todas las operaciones de cabotaje que se deseara en ese tiempo, tanto al amparo de la licencia comunitaria como bajo el uso de una autorización ECMT, toda vez que la extensión en los derechos del cabotaje estaba permitida para cualquier tipo de transporte y la medida podía ser revocada por el Gobierno británico cuando estimaran que no era apropiada.

Tras dejarse de aplicar esta medida de carácter temporal vuelven a estar en vigor las normas sobre cabotaje que se negociaron y que implican, en particular, que los vehículos de empresas pertenecientes a países de la Unión Europea, al entrar en el Reino Unido, estarán limitados a un máximo de dos operaciones de cabotaje, que tendrán que completarse en un plazo de siete días.

Este plazo de siete días se contará a partir del momento en que se descarguen las mercancías relativas al transporte internacional.

Así mismo, los vehículos de empresas no comunitarias no pueden realizar operaciones de cabotaje.

Con esta exención temporal, las autoridades del país han pretendido aliviar las presiones en las cadenas de suministro que surten al archipiélago relacionada, a juicio de las autoridades, con la escasez de conductores de vehículos pesados.