Hace más de siete años, Transordizia comenzó una decidida apuesta por el Gas Natural Licuado. Hoy, el 50% de las tractoras de su flota están propulsadas por gas y realiza transporte de larga distancia.

Su último avance en este ámbito ha sido la incorporación del primer portavehículos con una transformación especial para adaptarlo al transporte de grandes vehículos, propulsado por combustible alternativo de Europa.

Se trata de un rígido de Scania que ha pasado por un proceso de transformación y homologación para adecuarlo a su actividad, sin perder capacidad de almacenaje de combustible, con la reubicación de los depósitos en la parte trasera de la cabina, por la imposibilidad de mantener los depósitos en su ubicación original, al tratarse de una unidad a la que se le ha rebajado la altura de la carga para acoger dentro de medidas, los camiones cargados para su transporte.

Perteneciente a la serie R, dispone de un motor de 13 litros de 410 CV, que ofrece un par máximo de 2.000 Nm, propulsado por GNL. Es el motor más potente de gas que ofrece el fabricante, con unas prestaciones similares al diésel, una autonomía de hasta 1.600 km. y un intervalo de servicio de 45.000 km.

Desde el operador, que cuenta con más de 125 portavehículos en su flota, destacan la fiabilidad del vehículo, sumado a los beneficios medioambientales del GNL, su mínimo nivel de ruido y el ahorro de combustible que permite, compensando así la mayor inversión inicial.