El transporte frigorífico español sigue registrando movimientos empresariales de calado.

La navarra Transportes Cruz se ha hecho con todo el capital de la murciana Eurosol Cargo, en una operación con la que quire ganar tamaño y buscar complementariedades en una de las zonas de mayor volumen para el transporte español a temperatura controlada.

La murciana de Calasparra se encontraba a la búsqueda de comprador, ante la falta de relevo en una empresa familiar de larga tradición en el sector.

Ahora, con la venta a Transportes Cruz, la compañía explorará sinergias en los negocios de ambas compañías, dedicadas principalmente al transporte de mercancías a temperatura controlada, tanto nacional, como internacional.

Transportes Cruz, con sede en el polígono industrial Agustinos del municipio navarro de Berrioplano, cuenta con una flota compuesta por 152 tractoras dedicadas al transporte público de mercancías.

Al mismo tiempo, la murciana de Calasparra Eurosol Cargo, con una base de 28.000 m² de superficie, dispone de un total de otras 88 unidades, con lo que la nueva entidad resultante contará con una flota total de 240 tractoras, así como con instalaciones en Navarra, Toledo y Murcia.