Dentro de 10 años, el 60% de la población mundial residirá en grandes ciudades, que es donde se generan alrededor del 75% de las emisiones de carbono mundiales. La movilidad tiene un papel decisivo en las mismas, por lo que se hace necesario transformar el modelo de ciudad actual.

En este contexto, la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, ha presentado en una visita a Elche el programa de ayudas a municipios para la implantación de zonas de bajas emisiones, al que pueden acceder aquellos con más de 50.000 habitantes, las capitales de provincia, y los municipios de entre 20.000 y 50.000 habitantes con servicios de transporte público colectivo.

La primera convocatoria está dotada con un presupuesto de 1.000 millones de euros del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, aunque ya está prevista una segunda convocatoria en 2022 para repartir otros 500 millones.

El objetivo del programa es acelerar la descarbonización de las ciudades, mejorar la calidad del aire y mitigar el ruido mediante el impulso de las zonas de bajas emisiones, al mismo tiempo que contribuye a la transformación sostenible del transporte público y a la digitalización de la movilidad.

Los potenciales beneficiarios deben disponer de un plan de movilidad sostenible aprobado y en vigor a la fecha de la presentación de la solicitud. Igualmente, los proyectos presentados, que deben contribuir a impulsar la movilidad activa y sostenible, tendrán que estar finalizados el 31 de diciembre de 2024.

El plazo para solicitar las subvenciones termina el 30 de septiembre a las 14:00 horas. En la selección primará la madurez, la calidad y el impacto de las iniciativas planteadas.