Si las empresas de logística y transporte de este país aún conservaban esperanzas de acceder pronto y en cantidades significativas a las mascarillas comprometidas por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, olvídense.

El Departamento que dirige José Luis Ábalos ha publicado en el BOE un mecanismo de asignación y reparto de estos equipos de protección, pendientes aún de su recepción por parte de Puertos del Estado, entre las diferentes empresas del sector que incluye su distribución de oficio por la Dirección General de Transporte Terrestre a través de Correos.

Además, para el caso de las empresas ferroviarias, se ha establecido un mecanismo de solicitud.

En todo caso, el Ministerio estima que «las fechas de disponibilidad de las mascarillas para su recogida en las distintas oficinas de correos estarán supeditadas a la de notificación de Puertos del Estado de recepción del suministro, a que puedan recibirse en distintas entregas y a la logística de la distribución que se establezca».

El mecanismo de reparto en cuestión

Así pues, a las empresas autorizadas de transporte público de mercancías en vehículos pesados se les asignará dos mascarillas por vehículo. De igual manera, las compañías de transporte público de mercancías en vehículos ligeros también obtendrán otras dos mascarillas por vehículo.

En ambos casos, las autoridades han tenido en cuenta que no es necesario el uso de las mascarillas de manera continua en el tiempo, sino solamente en aquellas circunstancias en las que no es posible respetar la distancia social de seguridad sanitaria.

En este mismo sentido, estiman que no deben usarse en otras ocasiones, con el fin de racionalizar y prolongar su uso, por lo que se solicita que se evite siempre que sea posible que el conductor baje del vehículo, «que participe en las tareas de carga y descarga, salvo justificación en contrario» y que se instalen mamparas de protección.

Para el ámbito de la logística, más allá del transporte ligero, el Ministerio de Transportes prevé asignar el número de mascarillas que se determine al personal relacionado con los servicios esenciales en el ámbito del transporte, que por las características de su trabajo puedan estar en riesgo por tener contacto directo con el público, en función de las necesidades y a medida que se reciban las cantidades correspondientes.

En el modo ferroviario, se repartirán dos mascarillas por cada maquinista, auxiliar de cabina y auxiliar de operación de tren habilitados por la empresa.

Una vez recibida la notificación de Puertos del Estado de la recepción del suministro de las mascarillas, la Dirección General de Transporte Terrestre enviara una base de datos a Correos con los datos de los receptores de los equipos.

A su vez, el operador postal, recibidos los envíos y la base de datos, agrupará los pedidos y de la manera más diligente posible, según Transportes, realizará la distribución de las mascarillas a sus distintas oficinas de todo el país.

Una vez recibidas las mascarillas en cada oficina, un representante debidamente autorizado de cada empresa dispone de un plazo de siete días para retirar los equipos de protección asignados en su oficina de Correos más cercana.

Un «procedimiento ágil que da plena respuesta» a las reiteradas solicitudes que desde distintos ámbitos del sector se han hecho en los últimos días acerca de la urgencia de proveer de materiales adecuados de protección para los transportistas que en estos días están desempañando un papel esencial en mantener el abastecimiento durante el estado de Alarma y confinamiento decretado por el Gobierno.

Transportes irá publicando novedades en la recepción de estos equipos en un apartado de su página web.