El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha otorgado provisionalmente 1.000 millones de euros de los fondos europeos de recuperación a 170 municipios y dos entes supramunicipales para descarbonizar y digitalizar la movilidad, a través de la implantación de zonas de bajas emisiones y la transformación sostenible del transporte.

En total, 193 municipios presentaron 262 solicitudes por valor de 1.497 millones de euros, aunque finalmente se han seleccionado 179 propuestas, correspondientes a 170 municipios, aplicando para ello criterios de madurez, impacto, calidad y relevancia.

El 40% del presupuesto se ha asignado a actuaciones encaminadas al desarrollo de la movilidad activa, mientras que el 20%, equivalente a 195 millones, se ha destinado a impulsar las flotas de cero emisiones de autobuses y vehículos de recogida de basuras, así como a la instalación de puntos de recarga eléctricos para ellos.

Con el 17% de las ayudas, se financiarán mejoras en la eficiencia del transporte público, incluyendo el reparto de mercancías en la última milla, mientras que otro 12% se utilizará para proyectos de digitalización de la movilidad, lo que incluye avances en la información en tiempo real, el pago digital o la planificación de rutas.

Por último, un 11% de las subvenciones corresponden a 62 proyectos de implantación de Zonas de Bajas Emisiones y 30 actuaciones complementarias para su puesta en marcha o refuerzo.

En este sentido, debe tenerse en cuenta que solamente los municipios de más de 50.000 habitantes podían solicitar financiación para este tipo de actuaciones, ya que son los que deben tener este tipo de áreas habilitadas para el año 2023.

Los municipios de Madrid, Cataluña y Andalucía son los que más ayudas han obtenido de forma agregada con 571,3 millones de euros, que constituyen el 57% del total.

Está previsto que en 2022 se publique una segunda convocatoria con 500 millones de euros, hasta completar los 1.500 millones de euros previstos para esta línea de ayudas.