La Inspección de Trabajo y Seguridad Social y el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana mejorarán su coordinación funcional y operativa en la lucha contra las infracciones del ordenamiento jurídico en el sector del transporte por carretera y en especial, contra la economía sumergida y la competencia desleal.

Para ello han suscrito un protocolo que dará prioridad al control de aquellas empresas que no tengan a todos sus conductores dados de alta en la Seguridad Social o cursen fraudulentamente sus altas en otros estados miembros de la Unión Europea mediante la creación de estructuras empresariales sin actividad real, contraten a conductores a tiempo parcial cuando realizan jornada completa o bien utilicen falsos autónomos.

De este modo se va a potenciar eficacia de los mecanismos de control y reforzar los instrumentos de disuasión y de reacción frente a conductas que generan competencia desleal, desprotección social de los trabajadores y evasión de cotizaciones sociales.

Así pues, la Inspección de Trabajo buscará detectar falsas cooperativas y empresas buzón mediante el intercambio de bases de datos entre las distintas inspecciones, con el fin de conseguir una mejor localización de posibles bolsas de fraude.

Además, también se impartirán los cursos de formación necesarios entre el personal adscrito a ambas Inspecciones, a fin de que cada una de ellas tenga un mayor conocimiento de la documentación que se pueda examinar y desarrollen unas mejores prácticas en el ejercicio de su función.