La complicada situación financiera de las Autoridades Portuarias de Ceuta y Melilla obliga, según UGT, «a hacer una profunda reflexión».

En concreto, la central sindical estima ineludible que ambos enclaves ultraperiféricos «tengan sustancialmente bonificadas sus tasas», especialmente como consecuencia de la pandemia y del cierre de fronteras con Marruecos.

Así mismo, UGT defiende que “el actual entorno portuario, con existencia de concentración de la mercancía en un número más reducido de puertos exige a Puertos del Estado un análisis de los puertos al objeto de garantizar la cohesión del sistema y evitar el desarrollo de unos de ellos en detrimento de otros, manteniendo la autosuficiencia financiera del sistema y de cada Autoridad Portuaria».

En concreto, el sindicato aboga por revisar los instrumentos de planificación y financieros del sistema portuario, por medio de una modificación de la Ley de Puertos para que el Fondo de Compensación Intraportuario pueda dotar financieramente a los puertos de Ceuta y Melilla o acudir directamente a los Presupuestos Generales del Estado, sobre la base de que son dos enclaves estratégicos para las propias ciudades autónomas y para el país.

UGT afirma que los datos de Puertos del Estado señalan que la previsión de cierre de las tasas de rentabilidad de 2020 de las Autoridades Portuarias de Ceuta y Melilla se sitúan en el -9,67% y del -6,86%, respectivamente, con lo que la previsión de cierre de los resultados del ejercicio se sitúen en sendos déficits de 4,12 y 6,34 millones de euros.