El sindicato UGT afirma que en la delegación de Jaén de la zaragozana Trans Sesé se lleva meses sometiendo a sus trabajadores a «todo tipo de presiones y maniobras de acoso laboral».

En concreto, la central sindical se refiere a medidas, a su juicio, de «dudosa legalidad», como «despidos inmotivados, bajada de categorías profesionales, degradación en responsabilidades, despidos de empleados en situación de ERTE o cambios caprichosos en puestos o funciones».

A la vista de la situación, UGT considera «evidente que estamos ante una clara política de ahorro de costes por parte de Trans Sesé, acometiendo despidos sin causas que se ajustan a derecho y destruyendo empleo de calidad para sustituirlo por empleo precario».

Para intentar revertir la situación, el sindicato está estudiando distintas alternativas, para, según refiere en un comunicado, «ejecutar acciones legales y movilizaciones que lleven a la citada empresa a corregir sus desmanes y a cambiar su estrategia de gestión basada en la precarización, el acoso y el ninguneo continuo a los profesionales de su empresa», al tiempo que alerta de que, en su opinión, «empresas como Trans Sesé, con acciones como estas, fomentan la competencia desleal y dañan la imagen del sector«.