Estaban al caer, pero muchos transportistas aguardaban las decisiones judiciales en relación con el cártel de camiones como agua de mayo, a la espera de unas cantidades que podrían suponer la supervivencia de alguna de ellas.

La semana pasada, el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Murcia ha condenado al Grupo Volvo a indemnizar por daños y perjuicios con 128.756,76 euros a una empresa de la región que había comprado cinco Renault Magnum 520 en 2012, más los correspondientes intereses, en una sentencia contra la que cabe recurso de apelación.

El órgano judicial murciano asume íntegramente las conclusiones del peritaje presentado por la empresa transportista, cuyas conclusiones son, a su juicio, «minuciosas y exhaustivas explicaciones sobre la información disponible en relación a la cuestión y sobre los distintos métodos para calcular el sobrecoste provocado por el cártel de camiones».

En el informe pericial presentado, se fijan unos sobrecostes de amortización de 86.940 euros, unos sobrecostes de tasas impositivas de 15.649,20 euros y 26.167,56 euros de costes de implementación de nuevas tecnologías para cumplir con las limitaciones medioambientales legales.

Efecto dominó

A este respecto, la patronal regional Froet confía en que esta sentencia condenatoria cause un efecto dominó para el resto de las más de 320 demandas presentadas por transportistas murcianos perjudicados, cuyas indemnizaciones superarían, según los cálculos de la patronal, los 40 millones de euros.