La movilidad se enfrenta a un proceso de cambio radical en los próximos años que va a poner sobre el tapete la necesidad de contar con un marco regulatorio adaptado a nuevas necesidades tanto en el ámbito de las mercancías, como de los viajeros.

En este contexto, la Fundación Corell ha hecho un análisis para marcar las líneas generales de evolución de las leyes de movilidad para incorporar nuevas formas de movilidad, desde un punto de vista integral y superando el marco municipal, para facilitar el movimiento de mercancías y personas.

Para desbordar el espacio de regulación local, la Fundación Corell aboga por una aproximación de colaboración entre todas las administraciones, con el fin de conseguir un sistema sostenible a través de un enfoque múltiple que incluye medidas relacionadas, entre otros, con la dimensión empresarial, la financiación, renovación del parque de vehículos, lucha contra la morosidad, infraestructuras dedicadas y gobernanza para una mejor distribución urbana de mercancías.

Aspectos concretos del transporte de mercancías

Precisamente, dentro del segmento de transporte de mercancías, la institución aboga por incorporarlo en el sistema nacional de movilidad a través de un plan nacional específico para el transporte de mercancías que tenga en cuenta, entre otras posibilidades, las juntas arbitrales de transporte, la regulación de la acción directa y la figura del operador de transporte de mercancías.

Así mismo, la Fundación Corell también defiende un impulso decidido a la transformación tecnológica del sector, fundamentalmente por medio de la implantación generalizada de la carta de porte electrónica y el desarrollo regulatorio de los vehículos autónomos de mercancías, en lo que se refiere a sus modalidades, requisitos, responsabilidades ante posibles incidentes y adaptación de las infraestructuras.

Se debería mantener la completa liberalización en los servicios de última milla y que los poderes públicos garanticen el libre acceso de todos los operadores del sector logístico y de transporte.

De igual manera, para el ámbito de la logística, la organización también defiende que se mantenga la completa liberalización en los servicios de última milla y que los poderes públicos garanticen el libre acceso de todos los operadores del sector logístico y de transporte al conjunto de las infraestructuras logísticas a costes razonables.

Adicionalmente, la Fundación Corell también se muestra favorable, dentro del campo social, a que se garanticen unos estándares mínimos de protección social para todos los profesionales del transporte de mercancías por carretera, incluidos los del segmento de última milla.

En este mismo sentido, la institución invoca la creación de una red de aparcamientos seguros y pide que se regule las labores de carga y descarga de mercancías.

Finalmente, la Fundación Corell pide que se regulen las condiciones de los vehículos dedicados al transporte de mercancías, especialmente en lo que se refiere a su antigüedad y capacidad de carga, al tiempo que aboga por la creación de un fondo estatal para la modernización de la flota de transporte.