China implanta robots en almacén para ahorrar un 50% de costes laborables

La digitalización sigue siendo una asignatura pendiente para muchos operadores logísticos.

La logística es una actividad que necesita políticas que favorezcan una bajada de impuestos, un mercado de trabajo flexible e inclusivo, reducir la burocracia y una verdadera unidad de mercado, a juicio de la organización empresarial UNO.

Durante una jornada celebrada en Barcelona y organizada por la institución, se han analizado diversos casos de gestión de la cadena de suministro tanto a nivel nacional como en el exterior, poniendo el foco en la colaboración entre empresas y en la tecnología, una tendencia que, a través de la integración de las nuevas tecnologías conduce hacia una logística automatizada, digital, conectada y colaborativa, siempre con el objetivo de dar mejor respuesta al mercado y satisfacer a los consumidores.

En este sentido, la mayor parte de los proyectos piloto que llevan a cabo las empresas del sector con tecnologías digitales fracasan, como desvela un estudio elaborado por Cap Gemini, a la hora de extenderse al funcionamiento general de cada empresa, debido, fundamentalmente, a que no se han fijado objetivos concretos y realizables.

Pese a estas dificultades, un análisis de Bytemaster estima que un 12% de los operadores logísticos que trabajan en España ya aplica procesos clave de digitalización y que un 32% tiene entre sus objetivos prioritarios su implantación y desarrollo