Unilever impulsa una fusión transfronteriza de sus ramas de negocio en los Países Bajos y el Reino Unido, con el fin de unificar su gestión y operativa bajo una única empresa radicada en Gran Bretaña.

Aunque el cambio societario no implica modificaciones en la fabricación y suministro de productos en los Países Bajos y el Reino Unido como resultado de la unificación, la sede de la División de Alimentos y Refrescos de la compañía, creada en 2018 y que representa alrededor del 40% de su facturación, mantendrá su sede en Rotterdam.

De igual manera, la compañía multinacional tiene previsto mantener la gestión de su cadena de suministro centralizada en los Países Bajos, algo lógico dado que en unos meses el Reino Unido y la Unión Europea serán dos espacios económicos diferenciados que deberán llegar a un acuerdo de libre comercio para regular sus relaciones comerciales a largo plazo.

Incluo, la sociedad tiene previsto consolidar sus aprovisionamientos en el cuartel central de su gestión logística en Rotterdam, al que trasladará algunos elementos de su cadena de suministro europea.

De este modo, Unilever se garantiza contar con una potente rama en el centro de la Unión que le permitirá aquilatar costes y funcionar a todos los efectos como una empresa comunitaria.