Tras el portazo sindical a la propuesta global presentada por la patronal UNO para suscribir un nuevo convenio colectivo provincial para la logística en Madrid, ahora la organización empresarial espera con interés una contrapropuesta sindical con la voluntad de seguir negociando, pese a los rumores de movilizaciones que van tomando cuerpo en la última semana.

En este sentido, fuentes de UNO matizan que su propuesta de introducción de una nueva categoría laboral de inserción, vinculada a un pacto global que consideran positivo para el sector, partía de un salario bruto anual de 16.000 euros para el primer año y de 16.500 euros para el segundo, pensada para nuevas incorporaciones al sector durante un plazo máximo de dos años, .

Así mismo, la asociación empresarial rechaza el impacto negativo que podría tener la introducción de esta nueva categoría y, por contra, señala que la idea que mueve esta medida se centra en intentar atraer al convenio de logística a actividades y contratas de otros segmentos, como es el caso de las empresas multiservicios, y, de este modo, generar nuevos empleos en el sector logístico madrileño.

Al mismo tiempo, en la negociación, la propuesta empresarial vinculaba a la aceptación de la categoría de inserción otros aspectos como la subrogación de las actividades dedicadas, la aplicación del nuevo convenio colectivo a todas las empresas del núcleo esencial de actividad logística y un incremento salarial de un 2% anual, tanto para 2018 como para 2019, en la línea de las peticiones sindicales.

Por otra parte, UNO niega haber realizado ninguna propuesta relacionada con las jubilaciones del personal que se rige por este convenio colectivo.