La patronal del transporte y la logística, UNO, ha celebrado una jornada sobre ‘Los nuevos retos del capital humano en la logística y el transporte‘, en la que se ha apuntado la necesidad de poner en marcha un nuevo marco laboral pensado en el futuro, para reactivar la creación de empleo.

Su presidente, Francisco Aranda, ha señalado que “la flexibilidad no es un capricho de las empresas, sino una necesidad para que éstas puedan ser competitivas”.

Teniendo en cuenta la situación actual de desempleo, paro juvenil y temporalidad, el sector logístico podría aportar soluciones, pero es necesario que el Gobierno impulse un marco de trabajo favorable.

Aranda ha reconocido no saber si las medidas laborales que se van a implantar en España son las que ha presentado en Bruselas la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, o las que presentará la ministra de Economía, Nadia Calviño, considera que la situación actual es «insostenible» en un país con un mercado de trabajo debilitado.

Como posible solución, ha propuesto la implantación de un modelo de mochila austriaca, “un instrumento que se ha demostrado que activa el mercado de trabajo”.

En su opinión, mejora la movilidad laboral en las empresas y permitiría a los trabajadores dejar de trabajar un tiempo para dedicarse a su vida personal contando con unos ahorros. Además, cada empleado podría elegir su edad de jubilación y se eliminaría la dualidad laboral.

Por último, el presidente de la patronal Aranda ha analizado los retos que debe acometer el sector en materia de recursos humanos, centrados en la captación, formación y retención de talento, insistiendo en que las personas, procesos y tecnologías son las palancas de transformación de la logística.

Para Francisco Aranda presidente de UNO, “la flexibilidad no es un capricho de las empresas, sino una necesidad para que éstas puedan ser competitivas”