UPS planea incorporar aviones eléctricos de despegue y aterrizaje vertical para potenciar el reparto aéreo de paquetería urgente en mercados pequeños.

La paquetera norteamericana prevé que estos aparatos despeguen y aterricen en sus instalaciones de manera silenciosa, reduciendo, al tiempo, el tiempo en tránsito, las emisiones contaminantes y los costes operativos en estos servicios.

La capacidad de carga de esta aeronave alcanza los 635 kilogramos, lo que, a juicio del operador lo convierte en una opción a considerar para transportar de manera más rápida y sostenible entregas urgentes que de otro modo volarían en pequeñas aeronaves de ala fija.

En concreto, UPS tiene previsto utilizar estos aparatos para el movimiento de productos sanitarios y farmacéuticos, así como en, aprovechando que cuentan con un radio de acción de unos 400 kilómetros y que desarrollan una velocidad de crucero de unos 270 km/h, lo que les permite dar servicio en varias rutas cortas o una única ruta larga.

El avión cuenta con cuatro hélices de elevación vertical fijas y una hélice de empuje para vuelo hacia adelante. De igual modo, sus baterías pueden cargarse en una hora o menos y produce cero emisiones operativas.

Así mismo, las aeronaves están diseñadas para funcionar algún día de forma autónoma a medida que se avance la tecnología y la regulación permita su uso en condiciones de seguridad.

Está previsto que los primeros diez aviones de este tipo comiencen a integrarse en los servicios de la paquetera en 2024, con la opción de comprar hasta 150 aviones.