En 2019, UPS probará en París y Nueva York el nuevo embalaje Loop, reutilizable y retornable, para sus entregas de productos de consumo, con el fin de eliminar residuos y mejorar la experiencia del comprador.

A los consumidores se les ofrecerá un embalaje duradero y específico para cada marca, que una vez utilizado, se recogerá, se limpiará, se llenará de nuevo y se podrá volver a utilizar. Para ello, se están empleando materiales como el vidrio, las aleaciones o los plásticos, que reducen la necesidad de usar las tradicionales cajas.

El operador ha trabajado junto al proveedor en el diseño de estos embalajes, que pueden contener líquidos, productos secos o productos para el cuidado personal, con separadores en el interior y materiales que facilitan su limpieza.

Además, se ha conseguido eliminar la posibilidad de que se produzcan fugas o rasguños, con cierres de subprocesos múltiples, un taponado diferente y divisores personalizados para mantener los productos en su lugar.

En las pruebas realizadas en el laboratorio de UPS se ha estudiado también si este tipo de embalaje puede soportar el envío de grandes volúmenes a través de la propia red del operador, que se encargará de entregar y recoger los productos de Loop.