Volkswagen detecta nuevas irregularidades en los modelos Caddy y T6 de 2016.

Las autoridades de medioambiente aún tienen que autorizar las modificaciones propuestas en estos vehículos por el fabricante.

El fabricante de vehículos alemán Volkswagen ha acordado con las autoridades estadounidense indemnizar al menos con 1.200 millones de dólares (1.120 millones de euros) a 78.000 propietarios de vehículos con motores diésel 3,0 litros TDI-V6 afectados por el escándalo de las emisiones.

La compañía recomprará los vehículos de 20.000 propietarios y reparará los restantes, asumiendo los costes, para que mantengan sus prestaciones cumpliendo con la regulación medioambiental. No obstante, las autoridades de medioambiente aún tienen que autorizar los cambios en estos vehículos.

Según el acuerdo alcanzado con las autoridades de Estados Unidos, de no aprobarse la reparación, la multa del fabricante podría ascender a unos 4.000 millones de dólares (3.730 millones de euros), ya que la compañía tendrá que comprar todos los vehículos afectados.

Por su parte, la empresa alemana Bosch, proveedor de Volkswagen, ha alcanzado un acuerdo con Estados Unidos para poner fin a la mayor parte de los procesos civiles abiertos en su contra con una indemnización total de 327,4 millones de dólares (304 millones de euros) para unos 554.000 afectados.

Recientemente, el fabricante ha admitido su culpabilidad en el fraude de los motores diésel trucados y ha aceptado pagar una multa de 4.300 millones de dólares a Estados Unidos.