La naviera sueca Wallenius ha realizado un pedido que podría llegar hasta los seis ‘car carriers’ propulsados por Gas Natural Licuado al astillero chino CIMC Raffles. Aunque inicialmente se han encargado dos unidades, el contrato contempla dos opciones adicionales, cada una de ellas por dos buques más.

Todos ellos serían construidos en el astillero de Longkou, en el puerto de Yantái. Diseñados por Knud E. Hansen en colaboración con el Instituto de Ingeniería Offshore de CIMC, contarán con 200 metros de eslora, 37 metros de manga y una capacidad de 6.500 turismos.

Cada uno estará equipado con un tanque de GNL tipo C y el sistema de suministro de gas correspondiente, pudiendo alcanzar en total una velocidad de hasta 19 nudos.

La naviera busca así apostar por el Gas Natural Licuado en un momento en que la industria exige evolucionar hacia un transporte marítimo más limpio. Por su parte, el astillero está invirtiendo en los sistemas de producción más avanzados, para ayudar a sus clientes a reducir sus emisiones globales.