El comercio electrónico español y el de gran parte de Europa y los Estados Unidos no se entiende sin Amazon. La multinacional estadounidense ha marcado la vertiginosa evolución de un sector desde sus inicios como una simple librería en Seattle y hasta convertirse en una de las empresas globales más valiosas del planeta.

El pasado 2021 se cumplieron diez años de la llegada de la compañía a un mercado español que entonces estaba en pañales y que había sufrido sonoros fracasos.

Sin embargo, la norteamericana ha sabido trabajar con ahínco y, aupada por sus famosos algoritmos y un marketplace canónico, ha conseguido llevar al segmento del comercio electrónico a registrar un crecimiento de un 300% en su facturación trimestral desde 2013, cuando la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia empezó a registrarlos.

Aun así, el canal on-line español aún tiene un amplio margen de crecimiento de camino a la madurez que ya tienen otros mercados europeos, con una tendencia creciente a abrirse a nuevos grupos de población de mayor edad, así como a nuevos nichos de mercado que parecían imposibles hasta la irrupción de la pandemia, como la alimentación, por ejemplo.

Según datos de la OCU, Amazon copa un 28% de los envíos de comercio electrónico en España realizados el pasado 2021, a gran distancia de Aliexpress y El Corte Inglés, que suman respectivamente sendas cuotas de un 9% y de un 5%

Para conseguir esta posición de privilegio, la multinacional estadounidense se apoya en un mercado electrónico y una estructura logística que le permite servir prácticamente cualquier producto con una rapidez que ha acabado por conventirse en norma para las entregas domiciliarias en todo el planeta.

Amazon copa un 28% de los envíos de comercio electrónico en España, según la OCU

Un dominio bajo escrutinio

Sin embargo, este dominio no está exento de polémica y el papel de la compañía ha estado bajo el escrutinio de las autoridades de competencia españolas y europeas.

En este sentido, el pasado verano, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ha incoado un expediente sancionador contra Amazon por posibles prácticas anticompetitivas en la venta por Internet de productos electrónicos y la prestación de servicios de comercialización a terceros a través de ‘marketplaces‘ en España.

La tecnología que utiliza Amazon en su marketplace y en su labor logística marcan las diferencias para una empresa convertida en referencia mundial para el canal on-line”.

Con anterioridad, en noviembre de 2020, la a Comisión Europea abrió una segunda investigación contra Amazon por supuestas prácticas contra la libre competencia y llegó a la «conclusión preliminar» de que «ha distorsionado ilegalmente la competencia en el mercado de venta minorista on-line».

En el punto de mira de las autoridades están las prácticas del e-tailer para que las empresas que venden en su marketplace utilicen sus servicios logísticos.

Así, no es de extrañar que ese mismo 2020, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia determinara que Amazon realiza labores de operador postal en España y que, por lo tanto, debe cumplir con la normativa de este sector.

Para ello, el organismo regulador ha analizado el modelo de negocio y las actividades realizadas por dos sociedades del grupo Amazon, como son Amazon Spain Fulfillment y Amazon Road Transport Spain, en la medida en que realizan trabajos de mensajería y paquetería para dar un servicio integral a sus clientes.

La Comisión Europea y la CNMC escrutan el papel de Amazon en el canal on-line

Por otra parte, los sindicatos también han puesto en duda el modelo laboral de la plataforma y el férreo control de la productividad de sus empleados, mientras que desde algunos sectores del transporte y la logística tradicional también se ha puesto en solfa algunas de sus prácticas contractuales.

Frente a ello, la compañía siempre ha defendido su tecnología y el servicio que da.

Además, también ha sabido tejer alianzas con otros actores, como la que tiene en marcha desde hace tiempo con DIA, y, a la vez, se ha adentrado en nuevos segmentos, como es el caso de los perecederos, iniciado en Madrid en febrero de 2021 y que después se ha extendido a otras ciudades.

Una logística digna de estudio

Otra de las armas que marcan la diferencia entre Amazon y otros marketplaces es la potencia logística de una compañía que ha comprendido a la perfección que lo que de verdad marca la diferencia en el canal on-line es su capacidad para poner a disposición de sus clientes prácticamente cualquier producto, a una velocidad inaudita y con costes asumibles.

Desde su llegada al mercado español en septiembre de 2011, Amazon ha protagonizado una expansión de sus actividades que le ha llevado a extender una compleja red logística con la que cubre todo el país.

Según las cifras que ofrece la compañía, desde que Amazon inició su actividad en España, ha invertido más de 6.800 millones de euros en infraestructuras e instalaciones, envíos y transporte, salarios y en otros gastos logísticos.

En este sentido, la red de operaciones de Amazon en España comenzó en 2012 con el centro logístico del municipio madrileño de San Fernando de Henares y desde entonces, la compañía ha abierto centros logísticos en las localidades barcelonesas de El Prat, Martorelles y Castellbisbal, en la población toledana de Illescas, el municipio sevillano de Dos Hermanas y en Alcalá de Henares.

Así mismo, también tiene ha abierto el pasado octubre dos centros logísticos robotizados en Illescas y la población murciana de Corvera.

De igual modo, el gigante del comercio electrónico también cuenta con tres centros logísticos urbanos en Madrid y Barcelona, para entregas rápidas a través de Amazon Fresh, así como dos centros de distribución, ubicados en Getafe y Barberá del Vallés, junto con diecinueve estaciones logísticas repartidas por todo el país.

Amazon entiende la gestión logística como un elemento fundamental en su estrategia

Todo este entramado logístico le permite ofrecer servicios de almacenamiento y reparto para las empresas que venden en su marketplace y poder estimar que al utilizar sus herramientas logísticas, los vendedores del canal on-line pueden observar de media un aumento en sus ventas del 63% en España, como consecuencia de una mayor velocidad en los envíos.

Además, la plataforma calcula, según da cuenta en su propia web que sus servicios permiten ahorrar hasta un 53% en tarifas de gestión logística y aumentar tus ventas hasta un 30% en Europa.

Así mismo, el uso de las labores logísticas de Amazon les permite también acceder al servicio de entregas ultrarrápidas de la compañía, con lo que pueden acceder a los consumidores en un plazo de un día.

En definitiva, Amazon ha hecho de una concepción global de negocio una poderosa herramienta para ganar una ventaja competitiva en un sector en el que son los volúmenes los que marcan las diferencias, dados los escasos márgenes que se manejan y los costes que suponen los envíos domiciliarios, especialmente de los que se realizan a mayor velocidad.