El sectr logístico y de transporte ha vivido un proceso de recuperación del empleo durante 2021, tras un 2020 marcado por la crisis sanitaria.

Podrá argumentarse que el transporte y la logística no han recuperado el nivel de actividad económica que tenían en 2019, pero lo cierto es que todas las estadísticas de empleo en el sector dan cuenta de un regreso de la contratación laboral y de incrementos en los volúmenes de afiliación, con un consiguiente descenso del paro.

En un contexto económico expansivo, estos registros indicarían a las claras la buena salud de un sector fundamental para la economía española, pero en un entorno condicionado por la alta incertidumbre, podrían buscarse otras causas.

Las buenas estadísticas de afiliación a la Seguridad, contratación y paro en la logística y el transporte dan cuenta de que la escasez de personal es un problema para todo el conjunto de la actividad.

Quizás la más destcada de todas ellas tiene que ver con la escasez de personal existente, situación que ya venía detectándose desde antes de la pandemia en el transporte de mercancías por carretera, con una acuciante falta de conductores de camión, y que parece un condicionante que se habría extendido a un sector logístico que, dado su carácter esencial, ha mantenido su actividad durante la pandemia, lo que, a su vez, ha provocado que se multiplicaran las bajas laborales, acentuando aún más si cabe la escasez de personal.

Datos de afiliación

Por lo que se refiere a las estadísticas, los datos de afiliación a la Seguridad Social indican que el transporte y almacenamiento ha terminado 2021 con un volumen total de 967.432 afiliados.

El registro es un 3,35% superior al del último mes de 2020 y, al tiempo, también se coloca un 2,29% por encima de la variable de diciembre de 2019, cuando aún no se registraba el impacto de la crisis sanitaria.

Del volumen total de afiliados a la Seguridad Social en este sector económico durante diciembre de 2021, un total de 756.450 corresponden al régimen general, en el que se contabilizan los asalariados.

El registro del último mes se coloca un 4,53% por encima del de un año antes y un 2,02% por encima del de hace dos.

Sin embargo, en 2021 se ha producido una pérdida de empleo autónomo en el sector. El pasado mes de diciembre, la Seguridad Social registraba 210.982 afiliados autónomos en el transporte y almacenamiento.

El dato supone un descenso anual de un 0,64%, aunque, al tiempo, también un incremento de un 3,26% con relación al último mes de 2019.


Datos de paro

Al mismo tiempo, las estadísticas gubernamentales de paro arrojan un total de 85.702 parados en el sector logístico y de transporte durante el pasado mes de diciembre.

El registro supone un retroceso de un 21,36% frente al último mes de 2020, pero, sin embargo, el volumen de diciembre de 2021 no logra rebajar la cifra de parados en el transporte y almacenamiento español por debajo del dato anterior a la pandemia.

En concreto, diciembre de 2021 se coloca un 0,46% por encima del paro sectorial del mismo mes de 2019.

Datos de contratación laboral

La contratación laboral temporal es la norma en el sector logístico y de transporte, como una señal evidente de que la incertidumbre impide a las empresas apostar por empleo estable.

Tal vez, el mejor registro para el sector logístico y de transporte español, por lo que se refiere al empleo, del pasado 2021 tiene que ver con la contratación.

El alto grado de contratación de trabajadores indica cierto dinamismo empresarial y un alto grado de actividad, incluso pese a la pandemia


En este sentido, el transporte y almacenamiento español ha terminado el ejercicio con un volumen total de 1.490.510 contratos de trabajo suscritos en los doce meses de 2021.

El registro implica un crecimiento con respecto a 2019 de un 19,53%.

Además, el mes de diciembre, uno de los de mayor actividad para la logística y el transporte por la campaña navideña, ha terminado con 135.934 contratos de trabajo, un 11,04% más que durante el mismo mes de 2020 y un 21,09% por encima del registro del último mes de 2019.

En este sentido, el único pero que se le puede poner a este registro de contratación laboral tiene que ver con la temporalidad, que es el modelo abrumadoramente utilizado en el sector debido en parte a su propia estacionalidad y en otra no menos importante al alto grado de incertidumbre que impide a las empresas apostar por un empleo más estable.