El sector del transporte marítimo tiene grandes desafíos por delante en el año 2022, pues a pesar de las múltiples disrupciones en la cadena de suministro que ha sufrido en 2021, se prevé que las vulnerabilidades estructurales que afectan al mercado a nivel internacional continúen durante los próximos meses.

La situación alargará los problemas de congestión en puertos como los de la costa oeste de Estados Unidos, lo que seguirá afectando a otros sectores dependientes del transporte marítimo y debilitará aún más la relación entre navieras y transitarios, ya de por sí bajo presión por las actuales restricciones de capacidad.

Para los clientes, 2022 será un año clave para optimizar las operaciones internas, seleccionar a los proveedores logísticos correctos y reforzar su relación con los operadores, así como elaborar planes para anticiparse a la próxima crisis. Igualmente, es necesario que los clientes revisen su cadena de suministro y sus redes de transporte para reducir su exposición a la inflación de las tasas.

El nuevo Marco Estratégico del sistema portuario permitirá definir el camino de las instalaciones españolas para convertirse en puertos seguros, conectados, inteligentes y sostenibles”.

Por su parte, los ingresos de las navieras apuntan a un incremento de más del 15% a lo largo del año, pues cuanto más dure la crisis actual de la cadena de suministro, más tiempo se mantendrán al alza las tasas de carga.

En el ámbito de la sostenibilidad, conviene señalar la importancia del Pacto Verde Europeo y el paquete ‘Fit for 55’ para lograr una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero de cara a 2030.

Una de las medidas más polémicas que recoge es la inclusión del transporte marítimo dentro del esquema de comercio de emisiones. Desde los puertos europeos, sostienen que tal y como está concebida esta medida, los buques podrían modificar sus rutas para evitar entrar en la zona de aplicación, lo que no solamente limitaría las posibilidades de reducción de las emisiones, sino que podría llegar a incrementarlas si optan por desplazamientos más largos.

Por ello, insisten en que la normativa sería mucho más efectiva si fuera de aplicación global o se consideraran al menos como escalas en puerto europeo aquellas que se produzcan en puertos cercanos no comunitarios a efectos del cómputo de las emisiones.

Sistema portuario español

En el caso de los puertos españoles, el nuevo Marco Estratégico del sistema portuario será clave para definir el camino de todas las instalaciones del país para convertirse en puertos seguros, conectados, inteligentes y sostenibles.

Todo ello va acompañado de un ambicioso plan de inversiones de 11.000 millones hasta el año 2025 que combina la iniciativa pública y privada, para avanzar en aspectos como la digitalización, la innovación, la seguridad, la sostenibilidad y la transparencia.

En concreto, en los Planes de Inversión de las Autoridades Portuarias se prevé destinar 4.556 millones a los nuevos proyectos y los que ya están en marcha, de los cuales 961,4 corresponden al ejercicio 2022.

El paquete europeo de medidas ‘Fit for 55’ propone la inclusión del transporte marítimo dentro del esquema de comercio de emisiones”.

Uno de los elementos protagonistas del plan de futuro de Puertos del Estado será el proyecto Puertos 4.0. La segunda convocatoria está dotada con 6.750.000 euros que se financiará con cargo al Fondo de Compensación Interportuario, un 50% más que en la edición anterior.

El grueso de las ayudas, seis millones de euros en total, se destinará a proyectos en fase comercial, mientras que los otros 750.000 están destinados a ideas.

En el ámbito de la estiba, Anesco y los sindicatos confían en cerrar lo antes posible el V Acuerdo Marco de la estiba, si bien antes de ello es necesaria una modificación jurídica de los centros portuarios de empleo.

El puerto de Cartagena pretende optimizar espacios como la dársena de Escombreras.

Inversiones portuarias

El puerto español con mayor tráfico de mercancías, el de Algeciras, prevé un nivel de inversión de 71,6 millones en 2022, con especial atención a las partidas destinadas a infraestructuras, con un presupuesto de 18,9 millones de euros, y para conectividad ferroviaria, a la que se destinan 19,2 millones de euros este ejercicio.

Entre sus planes, destacan el refuerzo de la conectividad terrestre y de la capacidad del PIF, así como el proyecto de la autopista ferroviaria con Zaragoza, que estará lista en 2024.

  Ademas, el Ministerio de Transportes se ha comprometido a seguir trabajando enx y su adaptación para acoger trenes de 750 metros.

En cuanto a la Autoridad Portuaria de Valencia, que contempla inversiones por valor de 1.098 millones hasta 2025, de los cuales 397 se destinarán a la terminal norte de contenedores.

Otras inversiones de interés están relacionadas con la electrificación de sus muelles, la ubicación de plantas fotovoltaicas en Valencia o Gandía, o el acceso ferroviario al puerto de Sagunto.

Por su parte, el puerto de Barcelona continuará el despliegue de su Plan Estratégico 2021-2025, que incluye una inversión de 90 millones en los próximos 10 años para la conexión de los buques a la corriente eléctrica.

En este contexto, ha iniciado los trámites para la puesta en marcha de un proyecto piloto de suministro de electricidad a los portacontenedores que operan en la terminal Best.

También sigue avanzando en su proyecto de la terminal logística intermodal, que permitirá el trasvase anual de la carretera al tren de unos 400.000 contenedores y 46.000 semirremolques.

Pasando al puerto de Cartagena, el cuarto del país en términos de tráfico portuario, seguirá avanzando en el proyecto de la ZAL de Los Camachos y el de la nueva terminal polivalente de Barlomar y pondrá en marcha su nuevo Plan de Sostenibilidad ambiental, social y económica e institucional.

Su intención es seguir sumando nuevas líneas de negocio y optimizar los espacios de la dársena de Escombreras y Cartagena, además de seguir creciendo en la industria offshore y competir en el tráfico de contenedores.

Conviene destacar también al puerto de Bilbao, que recientemente ha ganado espacio logístico con las obras del Espigón Central y a lo largo del año trabajará en la finalización de la ampliación del muelle AZ1.

La Autoridad Portuaria, que ha encargado también la elaboración de un informe sobre la integración de cadenas logísticas en el enclave, sigue avanzando además en el ámbito del desarrollo sostenible.

La segunda convocatoria del proyecto Puertos 4.0 está dotada con 6.750.000 euros, destinándose el grueso de las ayudas a las iniciativas que se encuentren en fase comercial”.

En su caso, el puerto de Tarragona ha iniciado un proceso para la promoción de suelo logístico de la ZAL y sigue dando pasos para la puesta en marcha de su terminal intermodal Puerta Centro en 2023. Asimismo, ha empezado el año con la adjudicación de su nueva terminal de cruceros a Global Ports Holding.

En cuanto al puerto de Huelva, que está en pleno proceso de elaboración de su nuevo Plan Estratégico, contempla una inversión de 63,2 millones en 2022, que le permitirá continuar afianzando el desarrollo del Muelle Sur.

Por su parte, la construcción de una plataforma para el Servicio Andaluz de Salud será clave para el desarrollo de la ZAL de Punta del Sebo. Asimismo, tiene previsto poner en marcha dos líneas regulares con Reino Unido y Marruecos.

Otros proyectos destacados de los puertos españoles que recibirán un fuerte impulso en 2022 serán la estación intermodal del puerto de Castellón, o los accesos ferroviarios al Puerto Exterior de La Coruña y al puerto de Sevilla. En el caso de la instalación hispalense, también está impulsando un nuevo desarrollo logístico al sur de la ciudad, toda vez que la ZAL está actualmente ocupada al 100%.

En su caso, el puerto de Vigo sigue avanzando en el campo de la digitalización y en el desarrollo de la Plisan.

Por último, destacan las obras de la estación de suministro de GNL del puerto de Santander, así como la ampliación en altura del silo de automóviles y la adaptación de los Muelles de Maliaño para el tráfico ro-ro y ro-pax.