Durante el año pasado, si hemos de hacer caso al análisis de la Iru, Upply y Transport Intelligence, los precios del transporte en Europa han crecido hasta colocarse en niveles máximos históricos. Sin embargo, en este panorama marcado por el traslado a precios de unos costes dramáticamente al alza, en España los precios han caído el año pasado.

Podría parecer sorprendente, pero no lo es a la vista de cómo funciona el atomizado mercado español de transporte de mercancías por carretera, toda vez que, según ese mismo estudio de la IRU, la estructura de costes en España es muy similar a la de cualquier país europeo.

En este sentido, para un camión de 40 toneladas en servicios internacionales, la IRU estima unos costes operativos de 0,89 euros por kilómetro.

De esa cifra, un 34% corresponderían a costes de personal de conducción, un 28% al combustible y el 37% restante a otros costes. Concretamente, el informe también indica que el año pasado, los costes del gasóleo se han incrementado en términos generales en el continente un 25%.

Pese a todo, los precios en el mercado español de transporte han caído un 6% el pasado 2021, con un drástico retroceso entre el tercer y el cuarto trimestre de un 3%. Esta misma tendencia a la baja parece reflejarse también en las estadísticas oficiales del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

Los costes siguen subiendo en un contexto de precios contenidos en España, mientras que en el resto de Europa evolucionan al alza.

La Encuesta Permanente del Transporte establece, para sus últimos registros a fecha de elaboración de este artículo, que en el tercer trimestre del pasado 2021 los costes medios del transporte de mercancías por carretera en el país eran un 1,13% inferiores a los del tercer cuarto de 2020.

Sin embargo, los datos oficiales señalan una progresiva recuperación de los precios en el mercado español de transporte a medida que ha ido avanzando 2021, mientras que el análisis de la Iru, Upply y Transport Intelligence indica todo lo contrario, que los precios han caido durante todo el año, e incluso que han acelerado su retroceso en los últimos tres meses de 2021, precisamente cuando más mercancía se mueve.

Sí que coinciden ambas estadísticas en que los precios caen más en las distancias más cortas, propias del transporte local y regional, mientras que se detecta un contenido incremento en la larga distancia.

Concretamente, el estudio de la Iru señala que las rutas entre Madrid y París han acabado el año con un precio medio de 1.434 euros, un 0,3% trimestral más, con lo que parecen consolidar una tendencia al alza iniciada a comienzos del pasado 2021.

En sentido contrario, los servicios de transporte desde la capital francesa a Madrid han alcanzado sus precios máximos históricos, hasta colocarse en una media de 1.451 euros, con un crecimiento de un 3% frente al tercer cuarto del año pasado. Además, el trabajo también calcula que los precios de subida hacia Alemania han terminado el año pasado en los 1.618 euros y los que llegan al Reino Unido, en los 2.408 euros.

A su vez, las bajadas desde territorio germano quedan a final de año en los 1.766 euros y las procedentes de Gran Bretaña ascienden a 1.571 euros.

La evolución de los precios refleja a las claras la alta incertidumbre existente, tanto en el mercado galo, como en el español. En este contexto, se une el aumento de los costes empresariales, especialmente el del gasóleo, que complican el panorama de las empresas del sector en España.