Los grandes cambios de nuestro mundo empiezan a veces en el lenguaje, en las palabras. En el Siglo XIX, el concepto “cadena” estaba íntimamente ligado a la represión, a la prisión… o incluso a algunos matrimonios desgraciados. La cadena como símbolo de falta de libertad. De atadura. “¡Mueran las Cadenas!”, decían algunos…

En pleno siglo XXI, nadie duda que el concepto de Cadena (de Suministro) se interpreta justamente en un sentido contrario: la cadena como seguridad, resiliencia, abastecimiento, apoyo a la industria productiva, a la ciudadanía.

Sin una eficiente cadena de suministro no hay libertad, no hay elección, la producción no llegaría a nuestros domicilios o fábricas… Vaya cambio, y sin que sirva de precedente, ¡en positivo!

Pero sin información, tampoco hay libertad. Libertad para tomar decisiones convenientemente informados. Libertad para elegir qué medios son los más eficientes para cumplir nuestro compromiso hacia el abastecimiento global, la circulación de bienes y productos.

Como dijo Yuval Harari, en un mundo inundado de información irrelevante, la claridad es poder. Es por esto que la información que nos ofrece Cadena de Suministro, información trabajada, estudiada y filtrada, nos permite a los Transitarios poder seguir siendo una pieza clave del comercio y el Transporte Internacional.

Conociendo las novedades del sector, los elementos positivos que podemos aplicar y los aspectos negativos a evitar. El por qué de muchas cosas que, aun siendo a veces aparentes, no somos capaces de interpretar convenientemente sin la ayuda de la información que nos provee vuestra prestigiosa publicación.

Es por ello que aprovecho vuestro décimo aniversario para agradeceros ésta tarea cotidiana, este apoyo fundamental que dais a nuestra toma de decisiones. Deseo que este trabajo minucioso y profesional lo podamos seguir disfrutando siempre.

Un fuerte abrazo en nombre de todas las Empresas Transitarias Españolas.