El ‘Building Information Modeling‘, BIM, es una metodología de trabajo colaborativo que documenta todo el ciclo de vida de la edificación y las infraestructuras, haciendo uso de herramientas informáticas para generar un repositorio único con toda la información útil para todos los agentes que participan en él y durante todo su ciclo de vida.

Su objetivo es obtener una mayor eficiencia en la inversión en infraestructuras, reduciendo riesgos e incertidumbres e incrementando la calidad. Ahora, Adif se ha adherido a la asociación ‘BuildingSmart Spanish Chapter‘ para impulsar el desempeño del negocio ferroviario, mediante la introducción progresiva de metodologías colaborativas en sus operaciones.

Esta asociación sin ánimo de lucro, dedicada a fomentar la eficiencia en el sector de la construcción a través de estándares abiertos de interoperabilidad, busca la integración de nuevos modelos de gestión más eficientes y comprometidos.

Está formada por los principales agentes del sector de la construcción, lo que la ha dotado de un peso relevante a la hora de imponer sus formatos de intercambio. De este modo, la mayoría de los fabricantes de software tendrán en cuenta esta solución a la hora de desarrollar sus procesos de intercambio de ficheros.

Estándares internacionales

La intención es desarrollar y mantener estándares BIM internacionales, abiertos y neutros, acelerar la interoperabilidad en el sector de la construcción, proporcionar especificaciones, documentación y guías de referencia, resolver los problemas que impiden el intercambio de información, y extender el uso de esta tecnología a lo largo de todo el ciclo de vida del edificio.

La asociación está trabajando actualmente en el desarrollo de un estándar común para el intercambio de datos en la industria de la construcción, orientado al sector del ferrocarril, denominado IFCRAIL, en el que participan muchos de los gestores de infraestructuras ferroviarias de países europeos: SCNF Réseau, DB Netze, Trafikverket, RFI, ÖBB Infra, etc.

La adhesión permite a Adif aprovechar el conocimiento del sector en el uso e implantación de metodologías BIM, colaborando en la definición de una estructura de intercambio de información que reduzca los elevados inconvenientes en los que actualmente se incurre por tener que adaptar los ficheros al cambio de versión o de software.