Adif ha anunciado la ejecución de nuevas actuaciones para avanzar en el desarrollo de la línea Zaragoza-Teruel-Sagunto, que de este modo se configura como un eje estratégico del Corredor Cantábrico-Mediterráneo.

Entre las nuevas actuaciones destaca la ejecución de un nuevo apartadero de 750 metros en la estación del municipio turolense de Cella, proyecto actualmente en redacción, con lo que se desarrolla un nuevo polo para la conexión con Platea.

De igual manera, ya se han licitado 196 millones de euros para el desarrollo de este plan, cuya inversión global prevista asciende a 441 millones de euros, toda vez que se está siguiendo la planificación prevista.

En este contexto de impulso, la evolución de la media semanal de trenes de mercancías ha pasado de tres circulaciones semanales en el año 2015 a 24 en 2020, con una punta en 2020 de 44 circulaciones en una semana.

Por otra parte, Adif sigue avanzando en la construcción de siete apartaderos para trenes de 750 metros en dos contratos: uno para las estaciones de Estivella-Albalat, Teruel, Ferreruela y Cariñena, ejecutado en un 40% y otro para Navajas, Barracas y La Puebla de Valverde, cuyo grado de ejecución estimado es de un 75%.

El administrador de la infraestructura ferroviaria estima que, una vez que se pongan en servicio las siete estaciones con 750 metros, se logrará aumentar la longitud y la carga máxima de los trenes.

Así mismo, tabmbién se trabaja en la adecuación de la superestructura de vía, en la construcción de las nuevas subestaciones de tracción en las áreas de Cariñena y Villafranca del Campo, mientras se está a la espera de la aprobación de la Declaración de Impacto Ambiental para la electrificación del tramo Teruel-Sagunto y se sigue desarrollan la redacción de los proyectos para la ampliación de los gálibos en túneles y pasos superiores en el tramo Teruel–Sagunto.