asamblea-aeutransmer-julio-2019

Caslos Castán, presidente de Aeutransmer, en la última asamblea de la organización.

El actual momento político solo da lugar a esperar a que la situación se aclare y que finalmente se configure un nuevo Gobierno que permita la interlocución a nivel nacional y que, ademas, actúe también como facilitador ante la nueva Comisión y el nuevo Parlamento Europeo.

Precisamente en esta situación se encuentra Aeutransmer, o como ha explicado su presidente Carlos Castán en la última asamblea de la asociación de usuarios del transporte que se ha celebrado este pasado jueves en Madrid, «en momentos de expectación».

De igual modo, los cargadores también se muestran abiertos a un «diálogo constructivo» tanto con la nueva Administración central, como con los transportistas, ante los retos que tiene la sociedad española y que, como resume Castán, se centran en la sostenibilidad y la transición energética, un proceso para el que reclama, de la mano de las empresas de transporte, «claridad y consenso político para saber hacia dónde vamos», así como en la digitalización, una tendencia que necesita más participación y colaboración por parte de las administraciones.

Por lo que respecta a las relaciones con los transportistas, Castán se muestra abierto a retomar el diálogo, aunque pide que las conversaciones sirvan para «llegar a propuestas concretas, con voluntad de negociar y de que haya avances significativos», con las 44 toneladas como una reivindicación que estiman aportaría más eficacia a las empresas de transporte, y, al mismo tiempo, que reconoce que los clientes del transporte también alberga cierta preocupación por la falta cada vez más evidente de conductores profesionales.