Finalizado el plazo inicial de seis meses fijado por el Real Decreto de la estiba para que los accionistas de las Sagep decidan individualmente si desean continuar o separarse, ya se sabe que las sociedades de gestión de estibadores portuarios de los puertos de Cartagena, La Coruña, Ferrol-San Cibrao, así como Marín y Ría de Pontevedra dejarán próximamente de prestar sus servicios.

Así mismo, también se han producido importantes movimientos de accionistas que han anunciado su intención de dejar estas empresas, como es el caso más reciente de Intersagunto Terminales, del Grupo Alonso, en el puerto de Sagunto, a los que podrían añadirse nuevos casos que se darían a conocer en próximas fechas y que llevarían a más cierres de otras Sagep.

En este sentido, el plazo de seis meses no es un marco cerrado, ya que, en el propio Real Decreto se indica que estas sociedades mantendrán su status durante un período transitorio de tres años como empresas de puesta a disposición de estibadores, salvo que se extingan con anterioridad de acuerdo con las causas fijadas por la Ley de Sociedades de Capital.

Fomento, por su parte, destaca que, como ha afirmado el propio ministro Iñigo de la Serna públicamente, «la reforma ha creado puestos de trabajo pese a que se venía diciendo que iba a suponer la pérdida masiva de puestos de trabajo y la desaparición de empresas. No se ha producido ni un solo despido, se han creado puestos de trabajo y se ha liberalizado un sector que era el único con carácter de monopolio existente en nuestro país.»

De este modo, ya serían entre 1.900 y 2.000 el número de solicitudes de homologación para poder trabajar como estibador que se han presentado hasta la fecha, de las que una gran parte han obtenido o estarían en trámites de lograr una resolución positiva, lo que coloca más cerca el objetivo de que el colectivo de estibadores alcance los 9.000 trabajadores.