Los costes energéticos continúan completamente disparados, una situación que mantiene en jaque al sector del almacenamiento frigorífico en España. “Ya hay túneles de congelación que no funcionan ni dan el servicio porque ningún cliente puede o quiere pagar lo que cuesta ponerlos en marcha”, advierten desde Aldefe.

También han tenido que cerrarse cámaras frigoríficas porque no compensaba mantenerlas funcionando y no se ha podido prestar servicio frigorífico a ciertos clientes porque ello suponía entrar en pérdidas.

La incidencia de este crecimiento de los costes en el sector «está siendo dramática«, dice su secretario general, Marcos Badenes, pues los «incrementos exponenciales de la principal materia prima del sector, sin tregua ninguna, sin expectativa de mejora es algo que difícilmente pueden aguantar las cuentas de resultados«.

En este sentido, se ha pasado de que la energía supusiera el 25% de los costes de las instalaciones al 50% o más. Las empresas han desarrollado planes de contingencia, con medidas como la reducción de potencias, el ajuste de programas de los compresores, la modificación de los turnos, la incorporación de sistemas de producción energética y sistemas automáticos en las puertas de los muelles, así como la mejora de los aislamientos.

En cuanto a la gestión de sus contratos de suministro eléctrico, las empresas se han encontrado con «renegociaciones sobre la marcha de sus tarifas o con sorpresas dramáticas cuando vencían sus contratos y las nuevas tarifas multiplicaban el coste un 100% o un 200%«. Badenes entiende, por tanto, que en líneas generales, las comercializadoras y distribuidoras de energía no han sido receptivas a las situaciones del sector.

Impuesto Eléctrico y ayudas directas

Desde la Asociación, han tratado de sensibilizar a la Administración, consiguiendo la reducción del Impuesto Eléctrico para el sector, aunque aspiran a que no sea algo temporal. En su opinión, un sector que consume energía como principal insumo tiene que ser considerado electrointensivo, pero sin embargo, está excluido expresamente de la condición en el estatuto de consumidor electrointensivo.

El secretario general de la Asociación también denuncia la falta de ayudas directas a la eficiencia energética para el sector, al estar excluido por CNAE, a pesar de que «de la eficiencia de las cámaras frigoríficas depende gran parte de la eficiencia del consumo a nivel de España y de ello también deviene una minoración en el balance de CO2 que nuestro país, sin duda, mejoraría«.

Badenes concluye pidiendo la intervención urgente del Gobierno para evitar «cierres de actividad, pérdidas enormes y reconversiones traumáticas«, tanto en este sector como en muchos otros.

 

CdS-Banner-suscripcion-OJD-750x110