El gobierno alemán venderá la participación del 20% que adquirió en Lufthansa hace más de un año debido a los problemas económicos que atravesaba en ese momento la aerolínea a consecuencia de la crisis sanitaria.

Tal y como se ha explicado desde la Agencia Financiera, la decisión se ha tomado ante la evolución positiva que ha experimentado la compañía. El proceso comenzará con la reducción de la participación actual del 20%, equivalente a 300 millones de euros, hasta un 15%.

Conviene apuntar que aunque las acciones se compraron a un precio de 2,56 euros, actualmente cotizan a más de nueve. Esto supone que la venta de los títulos que pondrá el Estado en el mercado reportará unos ingresos de unos 255 millones.

Con este primer paso el gobierno alemán dejará de tener capacidad de veto en las decisiones que se adopten. No obstante, el objetivo sería salir por completo del accionariado antes de que termine 2023.

La aerolínea, que recibió una ayuda de 6.000 millones por parte del Fondo de Estabilización Económica, y un préstamo bancario de 3.000 millones, ha aprobado recientemente una ampliación de capital de 5.500 millones de euros con la que espera poder retomar el rumbo sin la intervención estatal.