De un tiempo a esta parte, los grandes actores del retail y del comercio electrónico se han lanzado a una carrera tecnológica por transformar la experiencia de compra en algo más tecnológico y atractivo para los clientes.

Con estas innovaciones se busca revitalizar la atención presencial a los compradores y potenciar la convergencia entre el mundo on-line y las tiendas físicas a través la omnicanalidad, con el fin de asegurar que se llega a los clientes independientemente del canal que elija cada cual.

En este sentido, Alibaba ha abierto la semana pasada una tienda temporal en Hong-Kong para experimentar con el uso de nuevas tecnologías de cara a mejorar la experiencia de compra.

El establecimiento, abierto exclusivamente durante tres días para prendas y artículos de la marca norteamericana Guess, contaba con espejos inteligentes capaces de realizar, gracias a la tecnología de inteligencia artificial, recomendaciones sobre prendas y complementos a partir de las elecciones de cada comprador, al tiempo que aporta información sobre cada una de las prendas.

Así mismo, una vez realizada la petición de un artículo, el propio dispositivo se comunica con el personal de tienda para pedirle que lo tenga preparado para cuando cada cliente decida pagar su compra y abandonar el establecimiento.