Tradicionalmente, la gestión de las devoluciones es, junto con las entregas fallidas, uno de los talones de Aquiles de la logística del comercio electrónico que lastra su eficiencia, rentabilidad y sostenibilidad medioambiental.

Consciente de esta problemática, Amazon ha empezado a ofrecer a sus clientes en España, de cara al próximo ‘Black Friday’ y las navidades, épocas de máxima actividad para el e-commerce, un nuevo servicio de devolución que les permite retornar sus productos sin tener que ponerlos en una caja o imprimir una etiqueta.

Los usuarios podrán dejar el paquete en el embalaje original del fabricante en uno de los de 2.000 puntos de conveniencia de Celeritas mostrando el código de barras generado cuando se procesa la devolución.

Desde estos puntos se recogen varios artículos en el mismo contenedor, que luego se envía al centro logístico de la multinacional norteamericana, lo que ayuda a reducir la cantidad de viajes necesarios para devolver los productos, con el consiguiente recorte en emisiones contaminantes, y proporciona una solución eficiente y escalable para la última milla y la logística inversa en el segmento del comercio electrónico.