Esta misma semana empieza a operar la nueva estación logística de Amazon en la localidad tarraconense de Constantí, la primera de la compañía en la provincia.

Esta instalación de última milla, con más de 9.000 m² de superficie, dará servicio a los clientes de la zona con hasta 120 empleados y otros 300 conductores de las seis empresas de reparto locales colaboradoras de la multinacional en la zona.

Las estaciones logísticas impulsan la gestión de la última milla de los pedidos de Amazon en plataformas de cross-docking y ayudan a acelerar las entregas a los clientes.

En este sentido, los paquetes llegan a una estación logística desde los centros logísticos y de distribución de Amazon cercanos, se cargan en los vehículos de reparto que cubren el área en que se encuentra la estación y finalmente se entregan a cliente final.

Amazon ya roza la veintena de instalaciones de este tipo, con las que está consiguiendo cubrir el país para ganar capilaridad y proximidad, en un esfuerzo por optimizar costes y servicios de entrega de comercio electrónico, dentro de su modelo logístico.

Además, la multinacional también prevé abrir su nuevo centro robotizado de la localidad murciana de Corvera la semana que viene, con 160.000 m².