España se ha convertido en uno de los primeros países en los que Amazon ha puesto en marcha su programa de test masivos para garantizar la protección de sus empleados, colaboradores y clientes frente al Covid-19.

Las primeras pruebas han empezado a realizarse ya en las instalaciones de la Comunidad de Madrid y Cataluña, aunque se extenderán posteriormente a todos sus centros. El objetivo es detectar pacientes asintomáticos, para cortar la cadena de contagios, dentro y fuera del trabajo.

Los trabajadores de primera línea de su red podrán realizarse regularmente el test de forma voluntaria y gratuita. Esto se complementará con las medidas de distanciamiento social, equipos de protección personal, limpieza, desinfección y controles de temperatura que la multinacional lleva aplicando desde el primer trimestre de 2020.

En total, ha invertido más de 11.500 millones de dólares en iniciativas dirigidas a proteger a sus empleados y clientes frente al coronavirus en sus centros de todo el mundo.